Dormir poco limita la producción de nuevas neuronas

 

Dormir poco aumenta los niveles de corticosterona -la llamada hormona del estrés- y ello bloquea la producción de nuevas células cerebrales en el hipocampo explicando por qué la falta de sueño prolongada deteriora buena parte de las funciones básicas del cerebro así como por qué dormir lo suficiente es tan importante para tener buena memoria y no se deteriore la capacidad de aprendizaje. Lo acaba de apuntar un estudio efectuado por un equipo del Departamento de Psicología de la Universidad de Princeton (New Jersey, EEUU) coordinado por Elizabeth Gould que acaba de publicarse en Proceedings of the National Academy of Sciences.
Los investigadores privaron de sueño durante 72 horas a un grupo de ratas viendo así que aumentaban en sus cerebros los niveles de corticosterona y ello reducía de forma notable el número de nuevas células cerebrales que se producen en el hipocampo. Constatando luego que cuando el nivel de la hormona volvía a ser normal la producción de nuevas neuronas se recuperaba.