Dos carotenoides reducen la posibilidad de padecer Degeneración Macular Asociada a la Edad

 

Un consumo elevado de dos carotenoides -la luteína y la zeaxantina– reduce el riesgo de padecer Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) -una de las principales causas de ceguera entre las personas mayores- según se deduce de un trabajo recientemente publicado en la revista de la Asociación Médica Americana Archives of Ophthalmology.
Así lo apunta el Grupo para la Investigación de la DMAE del que forman parte científicos del Instituto Nacional del Ojo y del Instituto Nacional de la Salud -ambos en Bethesda (EEUU)- así como de la Universidad de Rochester en Nueva York tras estudiar a 4.519 personas con edades comprendidas entre 60 y 80 años -de 1992 a 1998- y constatar que quienes siguieron una dieta rica en luteína y zeaxantina presentaban una evolución más favorable. Algo que no se consiguió con otros nutrientes. Ambos carotenoides tienen la capacidad de filtrar la luz asociada con el daño fotoquímico y el oxígeno reactivo que ataca a los lípidos celulares.