Dos de cada tres enfermedades se deben a una alimentación inadecuada

 

Una alimentación correcta a lo largo de la vida reduce hasta en un 65% el número de enfermedades, según afirma el nutrólogo Jesús Bernardo García. “Claro que para conseguir unos hábitos saludables –explica– hay que conocer la acción de los alimentos sobre el organismo y aprender a comer adecuadamente desde la infancia”
García, que acaba de publicar un libro sobre la dieta del Cantábrico, defiende la existencia en el norte de España de una cultura gastronómica diferente a la mediterránea “que se debe a nuestra diferente pluviometría, con una tierra exenta de cal y muy ácida que hace que la composición nutritiva de los alimentos sea distinta". Una aseveración que avalaría el hecho de que en las comunidades del sur la mortandad por enfermedades cardiovasculares sea mayor que en el norte. El conocido Estudio Panes demostró en su día que la prevalencia de la angina de pecho en la población española de 45 a 74 años era del 7,5% siendo en la comunidad de Baleares donde se daba el mayor número de casos -un 11,4%- y en el País Vasco el menor –un 3,1%-. Asimismo, las comunidades de Levante, Murcia, Extremadura y Canarias presentan la tasa más alta de mortalidad cardiovascular mientras que la más baja se localiza en Rioja, Navarra, Cantabria, País Vasco y Castilla-León.
García agregaría que a su juicio "en España se come cada vez peor” y que como cambiar los hábitos alimenticios en los adultos es complicado lo suyo sería enseñar Nutrición en los colegios.