Dura crítica a las cremas solares


Tomar el sol todos los días reduce a la mitad el riesgo de muerte.

Según un estudio epidemiológico realizado por investigadores del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) con 30.000 mujeres de más de 20 años el riesgo de muerte es dos veces mayor entre quienes evitan el sol que entre quienes lo toman a diario. Asegurando que utilizar protectores solares constantemente a fin de reducir al mínimo la exposición al sol tiene un impacto más negativo que positivo porque ello bloquea la formación de vitamina D3 por el organismo, déficit que puede dar lugar ¡a cáncer de piel! Lo que complementa un estudio publicado en 2011 en Cancer Prevention Research según el cual la propia vitamina D protege de las quemaduras solares, del cáncer de piel y de patologías como el raquitismo en los jóvenes, la tuberculosis, la esclerosis múltiple, las enfermedades inflamatorias del intestino, la diabetes tipo 1, la artritis, el Síndrome de Sjogren, los problemas reproductivos y el deterioro cognitivo.

De hecho no deja de ser significativo que el mayor número de casos de melanoma se da más entre quienes más usan protectores solares; probablemente también porque muchos contienen sustancias potencialmente cancerígenas así como disruptores endocrinos.