Dura crítica de la Sociedad Española de Cardiología

a quienes desde el poder apoyan el tabaco

La Sociedad Española de Cardiología ha criticado abiertamente a quienes desde los organismos públicos se oponen a que se endurezca la ley antitabaco europea cuando se sabe que al menos la mitad de los fumadores termina muriendo debido a alguna enfermedad originada por su consumo. De hecho se considera responsable de la muerte de 700.000 personas al año en la Unión Europea y de enfermar a 13 millones. Agregando que la posibilidad de padecer una enfermedad cardiaca es proporcional a la cantidad de cigarrillos diarios y al número de años que se fuma.
“La ley española antitabaco –declararía el presidente de esa sociedad, José Ramón González Juanateyconstituyó el mayor avance en salud pública de los últimos veinte años y merece el reconocimiento de la ministra que la hizo posible, en especial en tiempos de comportamientos poco ejemplares de muchos administradores públicos”. Agregando: “En cualquier caso queda mucho por hacer en la lucha contra este reconocido ‘asesino público’ que consume ingentes recursos económicos del estado y al que siempre le salen inesperados defensores”. Se calcula que el consumo de tabaco le cuesta anualmente a la Unión Europea más de medio billón de euros en costes sanitarios y pérdida de productividad.
Hasta aquí la noticia. Debemos añadir por nuestra parte que aplaudimos la postura de la Sociedad Española de Cardiología pero discrepamos radicalmente de sus alabanzas hacia la ministra de Sanidad que impulsó la Ley Antitabaco. Porque no es que se quedara “corta” con su iniciativa, es que siguió consintiendo –y se sigue consintiendo a día de hoy- que los cigarrillos contengan tres centenares de sustancias innecesarias, muchas de ellas no ya tóxicas sino cancerígenas. Lo denunció hace años en los tribunales la World Association for Cancer Research (WACR) querellándose contra cuatro altos cargos sin que los jueces aceptasen procesarles porque ya se sabe que en España a quienes ostentan el poder político y económico se les tiene –literalmente- miedo. Invitamos a las personas interesadas en esa información a leer en nuestra web –www.dsalud.com– el esclarecedor y contundente artículo que con el título ¿Asumen las autoridades sanitarias alguna vez sus responsabilidades? publicamos hace ya tres años en el nº 125.