El 5% de los niños estadounidenses tiene sobrepeso a los siete años

 

Ganar peso demasiado rápido durante los primeros meses de vida puede derivar en problemas de sobrepeso durante la infancia, según investigadores del Children's Hospital de Filadelfia (Estados Unidos).
Los autores del estudio -publicado en la revista Pediatrics– siguieron a 19.397 niños que habían nacido entre 1959 y 1965 en 12 ciudades estadounidenses. Pues bien, los niños ganaron durante sus cuatro primeros meses entre 1,800 gramos y 4 kilos y medio de peso. Pero por cada medio kilo que engorda el niño, aumenta en un 30% el riesgo de sufrir sobrepeso a los siete años. De hecho, en torno al 5% de los participantes tenía sobrepeso a los siete años. Actualmente, el 18% de los niños estadounidenses de entre 4 y 12 años sufren este trastorno.
Según Nicolas Stettler, director del mencionado centro médico, estos datos apoyan la idea de que la obesidad es hereditaria (afirmación discutible y muy matizable, añadiremos nosotros)  aunque más vale prevenir el problema cuando el niño es pequeño ya que podría contrarrestar el “peso” que en ese problema tienen los genes.