El alcohol, la droga más dañina

En el pasado número ya explicamos que la creencia de que el consumo “moderado” de alcohol -dos copas de vino o cerveza al día- protege el cerebro no se ha constatado jamás y procede de “estudios” pagados por las empresas productoras –especialmente compañías vitivinícolas y cerveceras- y que lo que en cambio sí está demostrado es que su consumo deteriora el cerebro ya que con cada ingesta se destruyen millones de neuronas. Pues bien, ahora se nos revela que, valorados todos los daños de forma conjunta, puede afirmarse que se trata de “la droga más dañina”. Así lo afirman al menos los británicos David Nutt y Leslie King tras analizar dieciséis criterios de valoración, nueve relacionados con el daño que una droga causa a quien la consume y siete con los daños que provoca a las personas del entorno. Las primeras fueron mortalidad a causa directa del consumo, mortalidad derivada del consumo, daño directo a causa del consumo, daño derivado del consumo, dependencia, discapacidad mental a causa del consumo, pérdida de capacidades de la percepción, daño a las relaciones personales y lesiones. En cuanto a los siete perjuicios para la sociedad valorados fueron crimen, conflicto familiar, daño al entorno cercano, daño al conjunto de la sociedad, coste económico y deterioro de la cohesión comunitaria.

Bien, pues teniendo todo ello en cuenta la droga más dañina fue el alcohol con una puntuación de 72, muy superior a la valoración que tuvo la heroína (55), el crack (54), la metanfetamina en cristal (33), la cocaína (27), el tabaco (26), las anfetaminas (23), el cannabis (20), el ácido gama-hidroxibutírico (18), las benzodiazepinas (15), la quetamina (15), la metadona (14), la mefedrona (13), el butano (10), el khat (9), el éxtasis (9), los esteroides anabolizantes (9), la LSD (7), la buprenorfina (6) y las setas (5).

Los investigadores explicaron que si bien la heroína, el crack y la metanfetamina en cristal son las sustancias más dañinas para quien las toma el alcohol, la heroína y el crack son las más perjudiciales para el entorno directo.