El ácido linoleico conjugado reduce la grasa

 

El ácido linoleico conjugado puede reducir la grasa corporal. Al menos así lo indica un ensayo con roedores que desde 1999 se efectúa en el Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco donde se están estudiando los efectos de todo tipo de grasas en las rutas que controlan el metabolismo lipídico. La profesora María del Puy Portillo explicaría que tras alimentar a dos grupos de roedores con una dieta muy rica en grasa y dar a uno de ellos simultáneamente ácido linoleico se constató que los primeros acumularon más tejido adiposo que los segundos. Y aún más importante: comprobaron que lo que hace el ácido linoleico es oxidar las grasas en lugar de almacenarlas.
Intentando averiguar por qué pasaba eso el equipo de investigación observó que en presencia de ácido linoleico se producía un menor número de enzimas lipoproteinlipasas que son precisamente las que necesita el tejido adiposo para captar la grasa y almacenarla. Si el hecho se confirmara en humanos y se constatara que no hay efectos secundarios podría plantearse la posibilidad de añadir ácido linoleico conjugado en distintos alimentos como ya se hace con los fitoesteroles y el omega-3. La primera fase de la investigación se ha publicado ya en British Journal of Nutrition y en Nutrition