El ácido lipoico, útil en caso de daño cerebral

El cerebro se regenera más rápidamente tras una lesión cerebral si se le administra ácido lipoico, potente antioxidante ampliamente utilizado ya en el tratamiento de enfermedades degenerativas como la esclerosis múltiple o la neuropatía diabética. Entre otras cosas porque favorece la generación de microglías -células pequeñas del tejido nervioso esenciales para un buen funcionamiento del sistema inmune ayudando a restaurar los tejidos; un efecto que decrece a los dos meses de tratamiento. Y es que ayuda a que en torno al tejido dañado aparezcan esas células fagocitarias.
El ácido lipoico evita además la cicatrización de la glía a largo plazo y mejora la eficacia de la barrera hematoencefálica existente entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central -impidiendo que muchas sustancias tóxicas la atraviesen- al tiempo que facilita el paso de nutrientes y oxígeno al cerebro.
Así lo ha constatado un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias Biomédicas y de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia (CEU-UCH) junto a otros de la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona en un trabajo dirigido por José Miguel Soria recientemente publicado en Clinical and Developmental Immunology. "Puede constituir un paso crucial para desarrollar tratamientos más eficaces, tanto en el daño cerebral como en diferentes patologías neurodegenerativas", aseveraría José Miguel Soria.