El Constitucional se reitera: entre médicos no hay “intrusismo” 

 

El Tribunal Constitucional ha vuelto a dejar claro en una nueva sentencia que entre médicos no hay “intrusismo” ratificándose así en otras dictadas anteriormente. En esta ocasión lo ha hecho dando la razón a un médico al que la Administración impuso una multa de unos 9.000 euros por realizar actos que considera exclusivos de quienes han hecho la especialidad de Cirugía Estética y Reparadora. Lo lamentable es que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias había dado antes la razón a las autoridades alegando –a pesar de que ya sabía que había sentencias del Constitucional en sentido contrario- que el real decreto de 1984 que regula la formación médica especializada y la obtención del título de especialista dispone que éste es ”obligatorio” para ocupar un puesto de trabajo en una institución –sea pública o privada- cuando se trate de actos médicos que se enseñan en esa especialidad.
El abogado del médico, Ricardo Ibáñez Castresana, alegaría -entre otros argumentos- que eso supondría vulnerar el Principio de Legalidad porque nadie ha definido legalmente la especialidad de Estética. Y que además el médico sancionado ya efectuaba tales actos médicos con conocimiento de la consejería de Sanidad. "Se sanciona por presunta falta de capacidad a un cirujano –alegó el abogado- cuando ésta se le había admitido durante años".
En suma, el Constitucional ha anulado la sanción dejando claro que en lo que se refiere al delito de intrusismo en el ámbito médico se está en España "ante una norma penal en blanco" mientras no haya una norma jurídica que regule que para determinados actos se requiere un título específico no valiendo sólo el de Licenciado en Medicina y Cirugía ya que el decreto sobre formación especializada "no recoge un elenco de las actividades médicas que habrían de corresponder a cada una de las especialidades".