El consumo de pescado graso durante el embarazo mejora la vista del futuro hijo

 

Científicos británicos de la Universidad de Bristol han descubierto que consumir pescado graso durante el embarazo una vez cada 15 días mejora el desarrollo visual del futuro hijo, según un estudio publicado en la revista American Journal of Clinical Nutrition.
La razón parece encontrarse en la presencia en él de un ácido graso llamado DHA que juega un papel fundamental en el desarrollo de las membranas celulares del sistema nervioso del cerebro.
Este ácido graso también se encuentra presente en la leche materna. La alimentación del bebé con leche materna y la ingesta de pescados grasos por la madre durante el embarazo puede ser, pues, la mejor manera de contribuir al rápido desarrollo visual de los niños.