El consumo moderado de frutos secos reduce el colesterol y los triglicéridos

 

El consumo moderado de frutos secos reduce de forma "significativa" los niveles de colesterol “malo” -sin afectar al “bueno”- y triglicéridos y, por ende, el riesgo cardiovascular según los resultados de un estudio recientemente publicado en Archives of Internal Medicine que ha efectuado el Centro de Investigación Biomédica en Red Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación en colaboración con la Universidad de Loma Linda (California, EEUU). Aseguran haberlo constatado tras compilar los datos de 583 personas de ambos sexos que participaron en 25 estudios sobre el consumo de frutos secos en siete países. En suma, algo que ya se sabía -siempre que su ingesta sea muy moderada- aunque se aporta algo nuevo: la aseveración de que "todos los frutos secos reducen el colesterol y los triglicéridos de modo similar" y la sugerencia de que los profesionales de la salud la usen como "primera herramienta terapéutica" para bajar el excesivo nivel de colesterol malo.
Realmente sorprendente: ¡se recomienda ingerir frutos secos –unos 70 gramos diarios- en lugar de las peligrosas estatinas! Es evidente que algo está empezando a cambiar. Desde luego nos congratula.