El contacto con la madre alivia el dolor en los recién nacidos

 

El contacto entre la madre y su hijo recién nacido por medio de caricias o abrazos puede ayudar a aliviar el dolor en los bebés. Así lo indica un estudio realizado por la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston (EE.UU.) y publicado en la versión electrónica de la revista Pediatrics.
Los expertos, dirigidos por el Dr. Larry Gray, comprobaron cómo éste y otros métodos -como la combinación de sabores dulces y chupetes- ayudan a los bebés a no sufrir mientras están pasando sus primeros exámenes médicos. El ritmo cardíaco de los bebés que fueron atendidos estando delante sus madres aumentó sólo entre 8 y 10 pulsaciones por minuto en comparación con las 36 y 38 pulsaciones más de los recién nacidos que estaban alejados de ellas.