El director de la Agencia del Medicamento dice que le han amenazado

El director de la Agencia Española del Medicamento, Fernando García Alonso, asegura haber recibido correos electrónicos y cartas intimidatorias en los que se le desea a él y a los suyos que sufran alguna enfermedad incurable o, incluso, la muerte. Y no sólo eso: ha denunciado que la calle donde vive amaneció un día empapelada con carteles amenazantes y uno que reproducía su fotografía enmarcada por una diana. Y junto a su imagen, frases como “Ni eficaz, ni inocuo” o “A Fernando García Alonso le interesa que haya enfermos crónicos para que se forre la industria farmacéutica”. Agrega que había unos 40 carteles que retiraron él mismo y sus hijos. Las amenazas están siendo investigadas, según fuentes del Ministerio de Sanidad y Consumo.
Ante las insinuaciones de que los autores podían estar relacionados con el caso Bio-Bac, Discovery DSALUD se puso en contacto el mismo día de recibir la noticia con el presidente de la Asociación de Consumidores de Bio-Bac, Luis Capelli, quien mostró su sorpresa y dijo no saber absolutamente nada de todo ello. Y otro tanto manifestó Rafael Chacón, fabricante del Bio-Bac. Ambos nos pedirían que les tuviéramos informados.
Por nuestra parte, debemos condenar y condenamos toda amenaza. Ese no es el camino. Pero entendemos perfectamente que a quien se le está negando de forma vergonzosa un producto que puede salvarle la vida estando desahuciado le suene a broma pedirle que actúe “con la corrección debida”. Si usted, lector, estuviera convencido de que su vida depende de tener acceso a un producto inocuo –I-N-O-C-U-O, es decir, sin efectos secundarios-, ¿esperaría tranquilamente la muerte para que no le acusen de actuar incorrectamente? ¿Y le parecería justo que la posibilidad de salvarse dependa de la eficacia y rapidez de nuestro sistema judicial?