El doctor Hamer insiste en la existencia de un complot judío contra la Nueva Medicina Germánica

 

El pasado 17 de diciembre Esra Iwan Götz -que afirma ser Gran Rabino y miembro de la Unión Mundialpara un Judaísmo Progresista (World Union for Progressive Judaism)- firmó un documento en las oficinas del abogado Erik Bryn Tvedt –ubicado en la ciudad noruega de Sandefjord-en el quese asegura que todos los rabinos saben que los postulados del médico alemán Ryke Geerd Hamer sobre cáncer son correctos y por eso los hebreos de todo el mundo son tratados de cáncer según sus directrices en lugar de someterse a quimio y radioterapia. Lo grave es que el escrito asegura que todos los rabinos del mundo recibieron en su momento directrices en ese sentido pero a la vez instrucciones de que no deberían hacerlo con quienes no profesan su misma confesión. El texto difundido dice textualmente lo siguiente:
“Los participantes en esta reunión manifiestan su alarmante preocupación por el hecho de que sólo en Alemania más de 1.500 pacientes son maltratados y torturados cada día hasta la muerte con quimioterapia y morfina cuando con ayuda de la Nueva MedicinaGermánica casi todos podrían haber sobrevivido. Esta situación, que ha llevado a la muerte sólo en Alemania a más de 20 millones de pacientes no judíos, es el motivo de esta reunión cuyos participantes han constatado que:
1) La Nueva MedicinaGermánica fue descubierta hace 27 años e inmediatamente divulgada. Desde entonces, mediante un artículo redactado por el Sumo Rabino Menachem Mendel Schneerson que fue incluido en el Talmudtodos los rabinos del mundo deben hacer que los pacientes hebreos sean tratados con La Nueva Medicina(así denominada al principio, hoy Nueva Medicina Germánica). El tratamiento con la Nueva MedicinaGermánica permite un 98% de supervivencia.
2) Lamentablemente, según el propio Gran Rabino Dr.Esra Iwan Götz testifica, en ese artículo se añadió que deben ponerse los medios necesarios para impedir que los pacientes no judíos se beneficien de laNueva MedicinaGermánica. Y según éste lo más aberrante es que no sólo todos los rabinos saben que laNueva MedicinaGermánica es verdadera y han cumplido la orden de que ningún paciente judío sea torturado con quimio y morfina sino que todos los médicos judíos -especialmente los oncólogos, mayoritariamente judíos- efectúan hoy conscientemente dos tipos de tratamiento: una terapia auténtica y un tratamiento de tortura (en función de  la religión del paciente).
3) El boicot a la Nueva MedicinaGermánica, según ha confirmado el Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz, no es pues una cuestión de ignorancia, error o falta de información sino un genocidio dirigido y planificado.
4) Frente a tan monstruoso crimen, a causa del cual en los últimos 27 años han sido sacrificados unos dos mil millones de seres humanos, los participantes en la reunión piensan que es necesario informar urgentemente de este delito a la opinión pública mundial. Ahora bien, entre los judíos existen corrientes como la Unión Mundialpara un Judaísmo Progresista (World Union for Progressive Judaism)–que es a la que pertenece el Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz- que rehúsa ser cómplice de este crimen. Tal es la razón de que hagamos un llamamiento a todos los hombres y mujeres íntegros y les pidamos que se comprometan a poner fin a este crimen a fin de que todos los enfermos de cáncer, incluidos los no judíos, puedan beneficiarse de la Nueva MedicinaGermánica. Hacemos también, junto al Gran Rabino Dr. Esra Iwan Götz un llamamiento a todos los rabinos del mundo – especialmente a los oncólogos- para que “detengan este crimen y este genocidio mundial de los no judíos”.
El documento está firmado por el Gran Rabino Esra Iwan Götz, el propio Dr. Ryke Geerd Hamer y otras seis personas que hicieron de testigos: Helmut Pilhar, Vera Rechenberg, Erika Pilhar, Olivia Pilhar, Arina Lohse y Bona García Ortín.
El texto que acabamos de transcribir circula por Internet desde que se produjo el acto de la firma adjuntándose copia del documento y fotografías del mismo limitándose la revista a darlo a conocer ante las insistentes preguntas que sobre el asunto nos han formulado muchos de nuestros lectores. Ahora bien, dado que en el mismo aparece una persona que afirma llamarse Esra Iwan Götz y se presenta como Gran Rabino y miembro de la World Unionfor Progressive Judaism nos pusimos en contacto con la delegación alemana de la citada organización a fin de que nos confirmara su pertenencia a la misma y ésta ha sido su contestación:
“La persona que se presenta como Gran Rabino Götz Esra Iwan se dedica a publicar en Internet propaganda antisemita y si bien afirma ser parte de laWord Unionfor Progressive Judaism tanto la European Regionof the World Union for Progressive Judaism (WUPJ) como su delegación alemana, la Unionof Progressive Jews in Germany (UPJ),deben manifestar lo siguiente:
1. Esra Iwan Dr. Götz no pertenece a la World Unionfor Progressive Judaism (WUPJ). No tiene pues derecho a utilizar el logotipo de la European Regionof the World Union for Progressive Judaismen su membrete por lo que se ha decidido estudiar la posibilidad  de ejercer medidas legales para impedirlo.
2. Esra Iwan Dr. Götz no es miembro tampoco de ninguna institución rabínica de la WUPJ y no está reconocido como Gran Rabino (Oberrabbiner) en ninguna de ellas. Ni la WUPJ ni la UPJ tienen constancia  de que alguna autoridad o institución judía le haya otorgado ni el  título de Rabino (Rabbiner)  ni el de Gran Rabino (Oberrabbiner). El problema es que tales títulos -Rabbiner y Oberrabbiner- no están legalmente protegidos en Alemania y no hay posibilidad legal de prohibir su uso fraudulento por el Dr. Götz Iwan Esra.
3. La sección europea de la WUPJy la Uniónde Judíos Progresistas de Alemania rechazan la propaganda antisemita del Dr. Götz y esperan que las autoridades adopten las medidas legales adecuadas porque sus escritos "incitan claramente al odio".
Debemos agregar que las acusaciones de Hamer –que además de médico es teólogo- sobre la existencia de un complot judío contra él y sus postulados médicos no son nuevas. Comenzaron en 1986 con una carta dirigida al llamado por Hamer Jefe de los rabinos, el Dr. Menahem Mendel Schneerson, en la que le decía textualmente: “En la misma medida en que me alegré cuando supe que usted había leído -y evidentemente comprendido- mi libro en alemán Cáncer, enfermedad del alma, cortocircuito en el cerebro, el ordenador del organismo y dio la orden de emplear este nuevo conocimiento con los pacientes judíos, en esa misma medida me desilusioné al saber que al parecer no ha dado usted aún la orden a sus logias de levantar el boicot en relación con la utilización de la Leyde Hierro del Cáncer en beneficio de los pacientes no-judíos. Y, por favor, no me responda ‘No fuimos nosotros’ porque estoy bien informado de ello”.
Hamer lleva haciendo acusaciones similares desde hace 20 años y asegura haber sido objeto ya de varios intentos de asesinato pero igualmente ha manifestado siempre que es absolutamente falso que haya motivación racista en sus denuncias. “Querría aclararle –escribiría en una de sus cartas- que yo soy todo lo contrario a un racista o a un fanático religioso como ustedes,. los talmudistas. Si los chinos o los esquimales cometieran crímenes tampoco estaría de acuerdo. Esto es igualmente válido para la comunidad judía, que es de origen khazar-mongol en un 95%. ¡Un crimen siempre seguirá siendo un crimen!”
Hasta aquí lo que en el momento de cerrar este número podemos contarles pero si en el futuro hubiera novedades de interés seguiríamos informando.