El doctor Ryke Geerd Hamer, trasladado a Francia por la policía

 

El médico alemán Ryke Geerd Hamer, detenido el pasado 9 de septiembre en Málaga en cumplimiento de una euroorden de extradición dictada por el tribunal de Gran Instancia de Chambery (Francia) (correspondiente a lo que en España es una Audiencia Provincial) y que sería ejecutada por el Juzgado Central de Instrucción nº 1 de Madrid fue finalmente trasladado el 18 de octubre a Paris desde la madrileña prisión de Soto del Real tras rechazarlos magistrados dela Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional -en auto emitido el 11 de octubre pasado- las alegaciones que contra la misma presentara el abogado Javier Iglesias Redondo.
Discovery DSALUD ha sabido que el creador de la llamada Nueva Medicina fue condenado por el tribunal francés “en ausencia” –sin estar presente- como “cómplice del delito de ejercicio ilegal de la Medicina” así como por “estafa”. Insistimos: como “cómplice”.¿Y en qué ha consistido según el tribunal francés tan novedoso delito? Pues en aconsejar a una señora llamada Sitx que tratara casos de cáncer aplicando su teoría. Es decir, por dar su opinión médica ycientífica aunque fuera sin cobrar por ello. Con el “agravante” de que dio esa opinión estando en aquellos momentos inhabilitado temporalmente para ejercer. En cuanto al delito de “estafa” se dice que lo cometió por “abusar” del “estado de debilidad” de los enfermos de cáncer que veía e“incitarles” a que comprasen sus libros y le ayudasen económicamente con donaciones. ¡Santo Dios! Que un médico le diga a un enfermo que lea sus libros y le anime a apoyar económicamente si puede sus convicciones científicas ha sido considerado “¡delito de estafa!” ¿Cómo va a creer hoy alguien en el sistema judicial ante tamañas aberraciones jurídicas?
Evidentemente, los magistrados de la Audiencia Nacional –Javier Gómez Bermúdez, Manuela Fernández Pardo y Antonio Díaz Delgado- se han limitado en su auto a dictaminar que la euroorden cumple los requisitos legales y procede ejecutarla pero a juicio de los expertos consultados por esta revista es absolutamente injustificable –aunque no sea ilegal- porque ni siquiera se ha resuelto el recurso de casación que Hamer presentó contra la sentencia, éste reside en  lugar conocido y no hay peligro de fuga.
Lo decimos alto y claro: lo que está sucediendo con el caso de Hamer es intolerable. Y avisamos a los médicos: este asunto les concierne a todos directamente. Mañana le puede tocar a cualquiera de ellos. ¡Al tiempo!