El Dr. Isaac Goiz denuncia el uso indebido de su obra y de su nombre

 

El médico mexicano Isaac Goiz, creador de la terapia internacionalmente conocida como Par Biomagnético, ha solicitado por escrito expresamente a la revista que denunciemos el uso indebido que de su nombre y su obra están haciendo determinadas personas y entidades.“Hay gente sin escrúpulos –nos dice en su carta- que está haciendo un uso indebido de mi obra pues yo no he otorgado autorización a persona alguna para el uso o reproducción parcial o total de mi obra ni he dado a nadie autorización para impartir cursos sobre la aplicación del Par Biomagnético. Ni en México ni en Europa. Se trata de actos de verdadera piratería por parte de diversas personas y/o entidades que utilizan mi nombre y mi obra sin autorización. Se anuncian en Internet y en diversos medios informativos y algunos, además, publican libros en los que reproducen parcial o totalmente el contenido de mis obras sin haber solicitado permiso alguno. Y ello constituye un fraude de ley”.
Debemos decir que el contenido del trabajo del Dr. Goiz está recogido en la obras El Par Biomagnético, El fenómeno tumoral, El Sida es curable y Qué puedo dar de mi así como en unas 400 tesinas recogidas en ocho volúmenes.
La obra El Par Biomagnético, en concreto, está inscrita en el Instituto Nacional del Derecho de Autor con el número de registro 22265 y las modificaciones y adiciones que se fueron haciendo al texto se inscribieron bajo los números 76963, 03-2000-05412144000-01, 03-2002-041814262900-01 y 03-2005-082311565100-01, respectivamente. Y lo mismo cabe decir de las demás obras cuyas referencias obviamos por parecernos innecesario reproducirlas también. Sí podemos decir que del contenido de tales obras hay asimismo constancia en la Oxford International University de Gran Bretaña, en la Memorial University of Newfounland of St Johns  de Canadá, en la Universidad Nacional de Loja (Ecuador) y en la Universidad Autónoma Chapingo (México).
La revista se hace gustosamente eco de esta denuncia ya que es lamentable la actitud de las personas cuyo comportamiento denuncia el Dr. Goiz puesto que nos parece evidente que no las mueve el interés por difundir este conocimiento sino el mero afán de lucro. Y porque al no estar preparadas para impartir ese conocimiento pueden estar formando mal a muchas personas que luego pueden hacer daño al intentar practicar la terapia.