El estreñimiento afecta a los mayores de 65 años… ¡especialmente en las residencias y hospitales!

El 80% de las personas de más de 65 años que viven en residencias o pasan largo tiempo en hospitales padece estreñimiento –de forma puntual o crónica- cuando este problema solo afecta a uno de cada cinco fuera de ellas. Un problema que puede dar lugar a “impactación fecal” –expresión que los médicos han dado al hecho de que el organismo no puede ya eliminar las heces con el movimiento peristáltico -la contracción realizada por el esófago y los intestinos- porque se han compactado y están duras. De hecho se calcula que llega a padecerla la mitad de los estreñidos en esos centros pudiendo llevar a la incontinencia fecal (imposibilidad sin más de defecar).
Los datos aparecen en un reciente informe titulado The Burden of Constipation in our Ageing Population. Working Towards Better Solutions (Incidencia del estreñimiento en la población anciana. Buscando las mejores soluciones) que analizó la evidencia europea pública disponible. Y demuestra algo evidente: los médicos y nuestras autoridades siguen obviando la importancia de la alimentación en la salud. Porque el hecho de que nuestros ancianos en las residencias y los enfermos de larga estancia en clínicas y hospitales sean los más estreñidos de la sociedad es inconcebible. Y es que en la mayoría de esos centros la fibra que se les proporciona es claramente insuficiente.