El estrés es sano si no es excesivo o se prolonga en el tiempo 

 

El estrés es sano siempre que no genere una presión excesiva o se prolongue demasiado en el tiempo ya que se trata de una reacción básica a los desafíos y constituye un “motivador” importante para el ser humano al permitir a las personas dar lo mejor de sí mismas, sobrevivir y triunfar.
El estrés genera dolores de espalda, migrañas, baja resistencia a los virus, asma, dermatitis, psoriasis y tensión alta. Además provoca problemas psicológicos como la ansiedad, depresión y tendencias suicidas.