El exceso de cloro en el agua de grifo puede provocar cáncer 

El agua de grifo demasiado clorada puede provocar cáncer, especialmente de vejiga. La causa estaría en la presencia en ella de trihalometanos,  unos compuestos químicos que se forman durante el proceso de cloración cuando el agua está muy sucia. Tal es al menos la conclusión de un grupo de investigadores del Instituto Municipal de Investigaciones Médicas (IMIM) de Barcelona y del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que  aseveran que al menos 600 personas podrían estar muriendo cada año en nuestro país por esa causa. Y ello a pesar de que los niveles en el agua de esos compuestos químicos están dentro de los parámetros permitidos por la actual normativa europea. Uno de ellos, Manolis Kogevinas, agregaría que también puede ser causa deotros efectos nocivos, especialmente en bebés, niños y mujeres embarazadas (puede provocar el aborto). El descubrimiento ha tenido lugar con motivo del estudio Epicuro que investiga a nivel internacional las posibles causas del cáncer de vejiga.
Cabe añadir que la acción perjudicial del agua clorada en el organismo viene siendo denunciada por destacados científicos desde hace décadas sin que las autoridades les hagan caso. Y el problema es grave porque la inmensa mayoría de la población bebe agua de grifo clorada… siendo la proporción de cloro muy distinta en las diversas ciudades y pueblos ya que la cantidad que se vierte se decide en función de la calidad del agua.
Añádase a ello el cloro que se echa en las piscinas –especialmente en las públicas donde la cantidad que se agrega es normalmente mucho mayor- y comprenderá el lector que no se trata de un asunto precisamente baladí. Téngalo en cuenta.