El extracto de pollo mantiene sano el corazón

 

El extracto de pollo mantiene sano el corazón, según acaba de comprobarse en la Universidad Nacional de Singapur.
Los investigadores de ese centro dieron a comer ese extracto –una especie de sopa concentrada- a un grupo de ratones de laboratorio genéticamente modificados para desarrollar la hipertensión arterial y constataron que en un solo año los animales habían experimentado una reducción de entre un 40% y un 50% de la inflamación cardíaca mientras el grosor de los vasos sanguíneos disminuía en un 60%.
Extrapolando esta cantidad a los seres humanos, lo que ingirieron los ratones equivale a 140 mililitros diarios, es decir, aproximadamente el volumen de una taza de café. Según los investigadores, una pequeña proteína encontrada en la sangre humana y producida por la mayor parte de los tejidos es la clave de que el extracto de pollo mantenga en condiciones el corazón y los vasos sanguíneos. Y si bien generalmente se encuentra en la mayoría de las proteínas de las carnes sólo las presentes en los pollos resultaron eficaces. Así, en el caso del cerdo –animal genéticamente similar al hombre-, no hubo prácticamente efectos positivos.