El Gobierno de Nueva Zelanda permite la alteración genética de la leche de vaca

 

El Gobierno de Nueva Zelanda ha autorizado una investigación por la cual se alterará la leche de vaca a través de la introducción de genes humanos en estos animales. La excusa es encontrar tratamientos médicos que curen enfermedades como la esclerosis múltiple. El proyecto, según AgReserch, empresa que lo va a llevar a cabo, consiste en aplicar en las vacas una proteína sintética humana básica, la mielina, con la intención de obtener una proteína en la leche del animal. Los experimentos se harán en una serie de vacas que permanecerán encerradas en una cerca metálica controlada electrónicamente, y la leche y crema que se obtenga de esos animales será destruida en su totalidad tras las pruebas. El anuncio ha generado una fuerte polémica ya que mientras AgResearch y otros laboratorios interesados en la manipulación genética en plantas y animales resaltan la importancia del experimento los defensores del medio ambiente califican el plan de "peligroso e irresponsable" y acusan a los laboratorios de estar interesados sólo en las ganancias inmediatas y no en las consecuencias a largo plazo.