El Gobierno de Uzbekistán, acusado de esterilizar a mujeres ¡extirpando sus úteros!

El Gobierno de Uzbekistán ha sido acusado de haber puesto en marcha hace dos años un programa para esterilizar a decenas de miles de mujeres sin informarlas de ello y sin su consentimiento, en muchos casos ¡extirpando sus úteros! Es más, instruyó a los médicos sobre cuántas debía esterilizar cada uno de ellos al mes. Hoy se calcula que más de 100.000 mujeres han sido ya esterilizadas. Así lo ha dado recientemente a conocer al menos la BBC británica en un escalofriante reportaje que recoge testimonios de varias mujeres; testimonios confirmados por Sukhrob Ismailov, director en ese país de la ONG Expert Working Group. Y al parecer lo hace sólo para controlar el crecimiento de la población que si bien oficialmente es de 28 millones otras fuentes sitúan en una cifra muy inferior ya que gran parte de sus habitantes ha emigrado desde que se hizo el último censo en 1989 cuando la población era de unos 20 millones.
Según la BBC el escándalo lo destapó en 2005 una patóloga de la ciudad de Andijan, Gulbakhor Turaeva, tras constatar que al depósito de cadáveres en el que trabajaba llegaban numerosos úteros sanos de mujeres jóvenes. Extrañada, indagó y reunió evidencias de al menos 200 casos de esterilizaciones forzadas así que hizo público su hallazgo, pidió a sus jefes una explicación y la respuesta de éstos fue ¡el despido! Siendo en 2007 detenida y llevada a prisión acusada de contrabandear “literatura opositora”. Fue cuando el Comité contra la Tortura de la ONU informó de las esterilizaciones e histerectomías en Uzbekistán y el número de casos pareció disminuir. Sin embargo fuentes médicas aseguraron a la BBC que en 2009 y 2010 el gobierno uzbeko ordenó a los responsables de las clínicas que se equiparan adecuadamente para realizar “operaciones voluntarias” de contracepción. Siendo enviados para ello numerosos médicos a las áreas rurales.
"En teoría las esterilizaciones son voluntarias pero en realidad a las mujeres no se les da opción"  declararía a la BBC un médico que pidió permanecer en el anonimato, añadiendo:"Es muy fácil manipular a una mujer, especialmente si es pobre. Basta decirla que su salud puede resentirse si tiene más hijos y la esterilización es lo mejor para ella. O, simplemente, llevar a cabo la operación sin darle explicaciones”.
¿Y quién está detrás de tamaña aberración? Pues Islam Karimov, que de ser considerado un dictador inasumible ha pasado a ser un aliado de Occidente tras el empeoramiento de la relación con Pakistán y por eso tanto Estados Unidos como la Unión Europea levantaron las sanciones que pesaban sobre su país, incluyendo la venta de armas. Y es que ese país es clave para la OTAN a la hora de llevar suministros y tropas a Afganistán. Así que sus constantes violaciones de derechos humanos ya son perdonables.
Obviamente el Gobierno uzbeco negó a la BBC todas las acusaciones asegurando que la contracepción quirúrgica no es masiva y sólo se lleva cabo de forma voluntaria tras consultar a un especialista y con el consentimiento de los padres en el caso de las chicas más jóvenes. ¡Y hay quien le cree!