¡El Govern de las Islas Baleares multa a Pablo Escribá y Xavier Busquets con un millón de euros!

A pesar de haber sido archivado por el juzgado el caso que motiva la sanción…
El departamento de Farmacovigilancia y Control del Medicamento -organismo dependiente de la Dirección General de Farmacia de las Islas Baleares- impuso en diciembre pasado a los catedráticos de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) Pablo Escribá y Xavier Busquets una multa de ¡un millón de euros! por la supuesta «venta irregular» de Minerval, producto para tratar un cáncer cerebral muy agresivo que se encontraba en fase de investigación.

Lo insólito es que tal acusación fue rechazada y archivada por el titular del Juzgado de Instrucción nº 9 de Palma de Mallorca, Enrique Morell, en un auto que se emitió el 8 de septiembre. De hecho durante el juicio todos los testigos -tanto los aportados por la defensa como por la acusación- declararon no haberse sentidos ni engañados ni estafados. A todos se les informó sin darles falsas esperanzas, todos donaron la misma cantidad por el producto y ésta fue a parar a una empresa estadounidense como se demostró con el registro de facturas, los imputados no obtuvieron beneficio económico alguno por sus gestiones y no puede pues hablarse de estafa porque ello conlleva engaño y lucro y no hubo  ninguna de ambas cosas. Ni se engañó a los enfermos ni los detenidos ganaron un céntimo ayudándoles a obtener el producto en el extranjero.

Lo llamativo es que el anuncio de tal sanción lo había adelantado a un medio local el Director General de la Consejería de Salud, Benito Prosper, antes de recibir siquiera el expediente del juzgado. De hecho la hizo en diciembre de 2016 y está claro que ha decidido mantener su advertencia/amenaza.

Veremos ahora si la multa se mantiene… o se retira y quien responde ante los tribunales son quienes han adoptado tan aberrante decisión.