El Ministerio de Sanidad torea a los diputados


Sanidad presume de haber retirado este año 318 productos del mercado

La Agencia del Medicamento presume de haber retirado del mercado en lo que va de año 318 “productos ilegales”. Así lo comunicó el subsecretario de Sanidad, Pablo Vázquez, a la Comisión de Sanidad del Congreso. Según éste, eso supone un promedio de “un fármaco diario, una actividad significativamente mayor a años anteriores”. En el año 2000 se retiraron 92 productos y en el 2001 otros 327.
Es de suponer que quienes se limitan a recibir las informaciones oficiales sin profundizar en ellas tal noticia les habrá hecho creer que el Ministerio de Sanidad y Consumo realmente vela por nuestra salud. Sólo que esa afirmación es puro marketing. La verdad, como ya hemos denunciado en estas páginas, es que la mayor parte de lo retirado son productos… que se siguen vendiendo en farmacias, herbolarios o tiendas de dietética. Es decir, lo que el ministerio hace es retirar del mercado las pildoritas de ajo de una empresa si a ésta se le ocurre decir que tiene propiedades cardiovasculares –lo que sabe hasta un indocumentado- y se lo permite vender a quien no dice para qué sirve. Porque para el ministerio, si usted dice en un frasco que las pildoritas de ajo sirven para algo… ese ajo pasa a tener la condición de “medicamento”. Y para eso hay que registrarlo. Es decir, que un empresario puede vender ajo o vitamina B si no dice para qué sirve pero si lo explica se lo retiran del mercado porque eso se afirma “sin haber sido objeto de evaluación y autorización previa a su comercialización por parte de la Agencia y su presencia en el mercado es ilegal". Dicho de otra forma: usted no puede decir que un alimento o una planta cura nada porque para el ministerio sólo curan los medicamentos.
Basta de tomarnos el pelo. La verdad es que muchos de los fármacos realmente peligrosos, algunos de los cuales han sido retirados en otros países, aquí se siguen vendiendo. Pero esos los fabrican poderosas multinacionales y a esas no hay que tocarlas. ¿Para cuándo una investigación a fondo de la actuación de la Agencia del Medicamento?
Vamos a hablar en serio de este asunto de inmediato.