El modelo europeo de Sanidad es un desastre 

“El modelo social europeo está en crisis. No existe correlación entre las normas legales y la atención a los derechos de los pacientes”. Quien con tal contundencia se ha expresado en la sede del Parlamento Europeo de Bruselas es Giovanni Moro, portavoz de Active Citizenship Network (Red de Ciudadanos Activos), organización que en colaboración con 13 asociaciones nacionales de consumidores de Alemania, Francia, Gran Bretaña, España, Italia, Austria, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Grecia, Irlanda, Holanda y Portugal promovió un estudio que acaba de darse a conocer con el título de “Informe ciudadano sobre la implementación de la Carta Europea de los Derechos de los Pacientes”.
Los datos son rotundos: los 14 derechos fundamentales recogidos en la Carta Europea –que teóricamente garantizan el acceso al sistema de salud, a la libre elección de médico, a la correcta información, al consentimiento informado, a la privacidad y a la confidencialidad, a recibir asistencia en un tiempo determinado, al tratamiento personalizado, a evitar el dolor, a la medicina preventiva, a las innovaciones médicas, a plantear reclamaciones y recibir una compensación, a la seguridad o a la observancia de unos criterios de calidad mínima en la asistencia prestada- se incumplen de forma habitual en todos los países.
El informe deja claro que la libertad de elección es una quimera, las largas listas de espera son habituales, no hay equidad a la hora de recibir la atención sanitaria, las quejas de los pacientes o no se atienden o se responde a ellas con muchísimo retraso, hay dificultades claras para recibir un tratamiento adecuado para el dolor cuando alguien sufre y el acceso a los tratamientos más novedosos no es posible en la mayor parte de los ocasiones. A pesar de lo cual los defensores del obsoleto sistema sanitario actual dicen que España ha pasado el examen con buena nota.
Hipócritas.