El Parlamento Europeo aprueba una nueva directiva del tabaco

 

El Parlamento Europeo adoptó a finales de mayo una nueva directiva sobre la venta, comercialización y producción de tabaco fijando normas sobre los aditivos, las sustancias adictivas y la publicidad engañosa. El texto, elaborado en el llamado Comité de Conciliación, reduce los niveles máximos de alquitrán, monóxido de carbono y nicotina permitidos en los cigarrillos.
David Byrne -comisario europeo responsable de Salud y Protección del Consumidor- ha anunciado además su intención de presentar pronto otra nueva propuestasobre la publicidad del tabaco y los patrocinios. Además, ha declarado que la Comisión Europea vinculará sus esfuerzos en este área a las negociaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para una convención marco sobre control del tabaco, que espera aumentar los controles internacionales.
En concreto, la nueva legislación estipula que a partir del 1 de enero del 2004 los cigarrillos producidos y comercializados en los estados miembros de la Unión Eruopea no excederán los 10 mg. de alquitrán, 1 mg. de nicotina y 10 mg. de monóxido de carbono por unidad. Las mismas exigencias se aplicarán a los cigarrillos importados desde enero del 2007.
Por otra parte, el envoltorio de este tipo de productos deberá especificar en al menos un 30% de su superficie el lema "Fumar mata" o "Fumar le perjudica seriamente a Ud. y a los que le rodean". Además, se incluirá un mensaje adicional advirtiendo de los peligros del tabaco que ocupe al menos un 40% de la superficie del paquete. Ambos mensajes, enmarcados en negro, se imprimirán en letras negras sobre fondo blanco.
Antes del 31 de diciembre del 2002 la Comisión aprobará normas para el uso de fotografías a color u otras ilustraciones que expliquen las consecuencias del tabaco para la salud. Asimismo, otros productos derivados del tabaco deberán llevar la siguiente advertencia: "Este producto puede perjudicar su salud y es adictivo".
Con respecto a la denominación "light" para el tabaco, se prohibirá cualquier sugerencia en los paquetes de tabaco sobre que un particular producto es menos perjudicial para la salud que otro. Por otra parte, la Comisión informará regularmente acerca de nuevos desarrollos médicos y tecnológicos que permitan actualizar esta nueva directiva del tabaco.