El plomo afecta negativamente al cerebro

 

Estar expuesto al plomo ambiental –por ejemplo, al de las tuberías de agua de muchas casas- afecta negativamente al cerebro envejeciéndolo según un estudio con 991 personas de entre 50 y 70 años efectuado en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Estados Unidos) que acaba de publicarse en Neurology. Para constatar el problema se midieron los niveles de plomo en sangre y el acumulado en las tibias encontrándose una media de 3,5 mcg/dL en sangre y de 18,7 mcg/g en las tibias. La contaminación por plomo afecta fundamentalmente al aprendizaje, al lenguaje, a la memoria visual, a la memoria verbal, a la velocidad de procesamiento, a la función ejecutiva y a la coordinación ojo-mano.