El Premio Nobel de Medicina para los padres de la inmunoterapia contra el cáncer

El Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia) ha otorgado este año el Premio Nobel de Medicina a James P. Allison -investigador estadounidense del MD Anderson del Cancer Center de Houston (EEUU)- y Tasuku Honjo -investigador japonés de la Universidad de Kioto– por sus investigaciones sobre el tratamiento del cáncer con inmunoterapia y “haber cambiado totalmente la manera de afrontar la enfermedad”. Al primero por lograr desactivar mediante anticuerpos la proteína CTLA-4 -que “frena” la actividad de los linfocitos T que el sistema inmune utiliza para combatir infecciones y células dañadas o malignas cuyo trabajo dio lugar al Ipilimumab, anticuerpo monoclonal humano que se obtiene mediante tecnología de ADN recombinante- y al segundo por desactivar la proteína PD-1 -que se expresa en la superficie de los linfocitos T impidiendo que ataquen a los tumores- mediante anticuerpos presuntamente aún más efectivos que los dirigidos contra la CTLA-4 permitiendo crear tratamientos contra cánceres de pulmón, riñón y piel así como linfomas.

Se afirma que la combinación de ambos anticuerpos aumenta la efectividad de la Inmunoterapia y que de ello se beneficia la tercera parte de las personas afectas de los cánceres citados aunque en otros tumores -como el de páncreas- no funciona.