El Reino Unido estudia la implantación de terapias alternativas

 

Cuando durante la última Chelsea Flower Show -una exposición floral que se celebra cada año en Chelsea, Londres- elPríncipe de Gales mostraba orgulloso a su madre un jardín curativo que él mismo había creado en el que había 125 hierbas, plantas y flores medicinales, éste comentó que su valor terapéutico se suele subestimar. Pues bien, su actitud ha supuesto un empujón al proceso de implantación de las terapias alternativas en hospitales públicos que se ha iniciado en Gran Bretaña.
De hecho, en la actualidad la mayoría de los médicos, personal sanitario e incluso administrativo del Servicio Sanitario Nacional británico reconoce el importante papel de las medicinas alternativas y complementarias. Así se reconoció durante la última reunión de la Alianza del Servicio Sanitario Nacional. En ella, sólo 7% de los asistentes dijeron que no era posible ampliar la aplicación de la medicina alternativa y complementaria, el 21% dijo que había "grandes posibilidades" y el resto que era necesaria una aprobación más cualificada.
Parte de esta visión positiva se debe a la labor a favor de la convergencia de ambas medicinas que desde hace cinco años lleva a cabo la Fundación para la Salud Integrada, creada por el príncipe Carlos. Esta institución se ocupa de la educación, información, investigación y regulación de las medicinas alternativas con el objetivo de fomentar y difundir planes sanitarios integrados y ejemplos de buenas prácticas que complementen la medicina tradicional con métodos alternativos. Uno de ellos es el del Centro de Salud Marylebone de Londres, el primero en el que el Servicio Nacional dispone de un equipo de terapeutas en medicina complementaria: un osteópata, un homeópata, un naturópata, un acupuntor y una masajista.
El Gobierno británico, por su parte, también apoya la medicina alternativa y complementaria. El año pasado, respondiendo a una pregunta formulada en la Cámara de los Lores en la que se hablaba positivamente del tema, el Viceministro de Sanidad dijo que la Acupuntura y la Fitoterapia eran las primeras disciplinas que serían objeto de regulación y a continuación la Quiropraxia, la Homeopatía y la Osteopatía. Ahora bien, el Gobierno dice que para que la regulación voluntaria sea eficaz cada tipo de terapia debe tener su propio organismo regulador.
Más información en: www.fimed.org y en www.nutricentre.com