El resveratrol, útil en la Esclerosis Lateral Amiotrófica

El resveratrol -polifenol natural de alto poder antioxidante presente en numerosos alimentos y plantas- protege de los efectos neurotóxicos en la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) siendo más eficaz que el Riluzol, medicamento que se emplea hoy como terapia farmacológica de esta patología. Es más, éste no sólo no protege las neuronas como se afirma sino que impide los efectos beneficiosos del resveratrol. Así lo asegura al menos un grupo de investigadores del Instituto Teófilo Hernando de I+D del Medicamento -adscrito a la Universidad Autónoma de Madrid- dirigido por el catedrático de Farmacología Antonio García en un trabajoque acaba de publicarse en Brain Research.
Actualmente se cree que la Esclerosis Lateral Amiotrófica la provoca algún tóxico presente en el líquido cefalorraquídeo que daña a las neuronas pero no está aún claro así que esos investigadores incubaron durante 24 horas neuronas motoras de rata en líquidos cefalorraquídeos procedentes de pacientes con ELA y los compararon con cultivos en los que el líquido cefalorraquídeo procedía de personas sanas. Y observaron que los líquidos cefalorraquídeos procedentes de pacientes con ELA eran significativamente más tóxicos: cerca de un 75%. Luego se plantearon qué sustancia tóxica podía ser la responsable optando inicialmente por el glutamato pero lo descartaron porque bloqueantes de su receptor no fueron capaces de antagonizar el efecto tóxico de los líquidos cefalorraquídeos.
Luego, como está constatado que una de las causas de la apoptosis o suicidio celular que conduce a la muerte de las neuronas motoras en la ELA es tanto un exceso de calcio citosólico como de radicales libres se probó el resveratrol a concentraciones submicromolares comprobándose que los efectos neurotóxicos se mitigaban considerablemente. Lo singular es que cuando se coincubaron conjuntamente resveratrol y Riluzol los efectos neuroprotectores del primero desaparecieron. De lo que parece inferirse que el Riluzol parece tener un efecto negativo en lugar de un efecto aditivo o sinérgico con los nuevos compuestos que se están ensayando en el mundo.
En suma, este trabajo indica que el glutamato no parece ser la causa de la ELA y que el resveratrol protege eficazmente las neuronas a diferencia del Riluzol que no sólo no lo consigue sino que inhibe los efectos positivos del resveratrol. ¿Tomarán nota los médicos y el Ministerio de Sanidad?