El riesgo de diabetes tipo II aumenta teniendo un nivel alto de glucosa basal y triglicéridos

 

Un estudio efectuado por médicos israelíes sobre 13.163 varones de entre 26 y 45 años a los que se controló 12 años y que acaba de publicarse en The New England Journal of Internal Medicine apunta que el riesgo de desarrollar una diabetes tipo II se multiplica por 8,2 en los varones que tienen en sangre -en ayunas- más de 91-99 mg/dl de glucosa basal y el nivel de triglicéridos supera los 150 mg/dl. Según afirman un alto nivel de triglicéridos hace que el efecto de la glucosa basal sea todavía mayor. Lo singular es que hasta ahora se consideraba “normal” tener hasta 125 mg/dl. de glucosa basal en sangre aun cuando algunos expertos entienden que tener entre 100 y 125 mg/dl. debe ya considerarse un nivel de glucosa basal “alterado”. Bueno, pues esta investigación rebaja aún más ese nivel ya que considera que tener entre 91 y 100 mg/dl constituye un factor de riesgo.
Obviamente también es importante controlar que el índice de masa corporal -cifra que se obtiene dividiendo el peso en kilos por el cuadrado de la altura- no sea superior a 30. Es decir, que el sobrepeso es también un factor de riesgo por lo que hay que controlar igualmente el nivel de lípidos y colesterol. Sin olvidar, por supuesto, los antecedentes familiares, el sedentarismo y el tabaquismo.