El ser humano no está preparado para vivir de noche 

Expertos de la Universidad de Gales han llegado a la conclusión de que trabajar de noche o estar días enteros sin dormir los fines de semana ayudados por drogas estimulantes tiene numerosos efectos secundarios perjudiciales para la salud: problemas de corazón, indigestión, úlceras, dolores musculares, fatiga crónica e infecciones virales.
“Tenemos que aceptar que somos especies diurnas”, asevera el especialista en Fisiología, Simon Folkard, quien añade que la razón de que ciertas personas prefieran la noche estriba en el reloj biológico interno. En tales casos el ciclo es un poco más largo de 24 horas mientras que en las personas diurnas es exactamente de 24. La clave de nuestro reloj biológico está en los ritmos hormonales que el organismo utiliza para regular el flujo y reflujo de las sustancias químicas en la circulación sanguínea.
Además, la eficacia del sistema inmunológico no es uniforme: de día el organismo posee más células inmunológicas combativas mientras que por la noche se activan otras que, simplemente, ayudan al sistema inmunológico.