El sistema sanitario se puede colapsar en el 2015

 

El salvaje y constante incremento de los costes sanitarios –nada menos que 57.698 millones de euros en 2003 y 69.900 millones en el 2004 según el Ministerio de Sanidad y Consumo- puede hacer colapsar el sistema sanitario hacia el 2015. Así se afirma en el informe HealthCare 2015: ganar o perder en el proceso de transformación del sistema sanitario que ha realizado IBM. Según ese estudio hay que abordar pues reformas urgentes y éstas debería asentarse en tres pilares:
1) Centrarse en la prevención y animar a la gente a “estar sana” en lugar de incitarla a que se despreocupe haciéndola creer que alguien se ocupará luego de “curarla”. Y para eso hay que sugerir hábitos de vida más saludables.
2) Informando mejor a los ciudadanos. Explicándoles, por ejemplo, que el 80% de las enfermedades coronarias y más de la mitad de los cánceres se pueden evitar cambiando los hábitos de vida, haciendo ejercicio y llevando una dieta adecuada. La mejor medicina es una alimentación sana.
3) Cambiando la naturaleza, modo y medios de la prestación asistencial. La asistencia sanitaria debería segmentarse por tipos de pacientes y canales de acceso, con nuevas ubicaciones, nuevos centros especializados y nuevos servicios. Para lo cual hay que pasar de un concepto vertical orientado por funciones a un concepto longitudinal orientado a servicios en los que se utilizan los medios y recursos más adecuados en cada momento. Las organizaciones deben transformarse prestando servicios especializados que den servicio a los procesos de salud a medida que se vayan requiriendo. Y, por supuesto, potenciar las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones a fin de reducir la masificación actual de los centros sanitarios.
Nos parece perfecto. Aunque a IBM se le haya olvidado una sugerencia importante: reducir hasta el mínimo el consumo de fármacos. La mayoría no sirven para nada bueno.