El Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple

, considerada por un juzgado “enfermedad laboral”   

El Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple ha sido considerada en una sentencia por el Juzgado de lo Social nº 35 de Madrid como “enfermedad laboral” por primera vez en España. La demandante era una mujer de 35 años que trabajaba desde los 18 como restauradora de cuadros para Patrimonio Nacional y alegó que contrajo la patología a causa de su labor. Según explicaría a partir del 2008 empezó a notar molestias en la garganta, cefaleas, dermatitis, sequedad en las mucosas, diarrea, dolores articulares y malestar gástrico y general ante la simple presencia de pinturas, perfumes, ambientadores, gasolina, lejía, cosméticos, insecticidas y diversos productos de limpieza. El juez reconoce en su fallo que los síntomas de la paciente se deben “a la exposición laboral durante años a disolventes y otros químicos" declarando la incapacidad permanente total de la misma por “enfermedad profesional” y condenando a la mutua a abonarle el 55% de su base reguladora con efectos desde el cese en el trabajo y, subsidiariamente, al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y a la Tesorería General de la Seguridad Social absolviendo sólo a Patrimonio Nacional.