El Supremo anula la venta de un piso por ocultar el vendedor que era ruidoso

El Tribunal Supremo ratificó en septiembre pasado una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que anuló el contrato de compra-venta de un piso debiendo el dueño devolver al comprador el dinero recibido por su venta e incluso la comisión pagada por éste a la inmobiliaria que terció en ella por ocultar de forma premeditada el ruido y las vibraciones que producía una campana extractora de una cafetería situada justo debajo del mismo y que excedía en un 200% el que permite la legislación “afectando gravemente a la normal habitabilidad” del inmueble. Una situación que según la sentencia “el vendedor silenció” y el comprador no podía conocer al no tener “datos ostensibles” cuando asumió adquirirlo.
Añade la sentencia que tal situación implicaba “una devaluación muy importante de la vivienda adquirida” que el comprador no pudo resolver tras un año de gestiones en ese sentido. El Tribunal Supremo  reconoce luego que aunque después esa situación mejoró algo ello “resultó insuficiente para la normal habitabilidad de la vivienda”. El recurso fue implementado por el conocido bufete especializado en problemas de salud Pajares y Asociados Abogados (www.pajaresyasociados.com).