El té no sólo protege del Alzheimer sino que puede detener la enfermedad

 

La ingesta de una sola taza de té al día –tanto si es negro como verde- puede retrasar el desarrollo del Alzheimer e, incluso revertir la enfermedad o al menos detener su avance según afirma un grupo de científicos de la británica Universidad de Newcastle en un artículo recién publicado en Phytotherapy Research. Al parecer se debe a que inhibe la actividad de dos enzimas: la acetilcolinesterasa -que degrada el neurotransmisor acetilcolina- y la butiricolinesterasa -descubierta en depósitos de proteínas en el cerebro de pacientes con Alzheimer-. Los científicos intentarán ahora saber cuáles son exactamente los componentes del té que logran inhibir la actividad de esas enzimas para comercializar un fármaco con ellas. Lo que, añadiremos nosotros, es innecesario. ¿Para qué cuándo basta con ingerir el té?