El té verde posee actividad antibacteriana

 

El té verde se usa en la higiene bucal en Oriente desde hace siglos y ello llevaría a distintos investigadores a estudiar su posible efecto antibacteriano descubriéndose que esa cualidad existe en efecto y se debe a la catequina más abundante que contiene: la EGCG (epigallocatequina-3-gallato). Utilizando una espectroscopia de resonancia magnética los investigadores averiguarían que inhibe el ADN girasa -una enzima esencial bacteriana- y se plantearon el desarrollo de fármacos cuya diana fuera la unión del ATP y la ADN girasa. Sin embargo nunca se pudieron comercializar porque provocaron notables efectos secundarios en animales.
Sépalo pues el lector: enjuagarse a diario con infusiones de té verde le ayudará a mantener sin infecciones la boca.