El TAC triplica el riesgo de cáncer en niños

Someterse a una Tomografía Axial Computarizada o TAC tiene riesgos nada despreciables a pesar de que la mayoría de los médicos y enfermos lo ignoran u obvian; muy especialmente en el caso de los niños. La radiación que se recibe en poco tiempo es tan alta que aumenta el riesgo de sufrir cáncer; sobre todo leucemia y tumores cerebrales. Una realidad denunciada hace ya más de tres décadas que llevó a los institutos nacionales de salud de Estados Unidos (NIH) y Reino Unido (NHS) a seguir durante veinte años a más de 178.000 niños sometidos a TAC cerebrales -porque son los que emiten más radiación al cerebro y a la médula ósea- a fin de valorarlo. Bueno, pues el resultado acaba de darse a conocer en The Lancet y no deja lugar a dudas: las radiaciones ionizantes que emite un TAC multiplica por tres el riesgo de padecer cáncer. Lo que era de esperar porque un TAC emite entre 10 y 1.000 veces más radiación –depende de la zona del cuerpo irradiada- que una radiografía convencional y ya ésta se considera peligrosa.
El trabajo -lo coordinó Amy Berrington y los niños fueron tratados en hospitales británicos entre 1985 y 2002- concluye que hacerse dos o tres TAC en la cabeza antes de los 15 años multiplica por tres el riesgo de desarrollar un tumor cerebral. Siendo el riesgo  de sufrir una leucemia también tres veces mayor cuando el niño se somete a entre 5 y 10 TAC. Esperemos que los médicos se piensen más a partir de ahora en qué casos se justifica una prueba tan agresiva.