El uso terapéutico de campos eléctricos puede hacerse sin electrodos

Un equipo de investigadores de los departamentos de Física y Biomedicina, Química e Ingeniería Medioambiental de la Universidad de Cincinnati (EEUU) coordinado por T. Taghian ha confirmado experimentalmente que es posible el uso terapéutico de campos eléctricos sin necesidad de utilizar electrodos. El trabajo se publicó en mayo pasado en Journal of the Royal Society Interface con el título Modulation of cell function by electric field: a high-resolution analysis (Modulación de la función celular a través de campos eléctricos: un análisis de alta resolución) y pudo comprobarse con un microscopio de alta resolución los efectos que inducen los campos eléctricos externos en la fisiología de las células.

Los campos eléctricos –aseveran los autores- permiten provocar respuestas a nivel celular y tisular que restauren funciones celulares deterioradas. Y ello implica que es posible desarrollar tratamientos clínicos seguros y eficaces basados en campos eléctricos”.

Hoy los campos eléctricos se usan en medicina para el tratamiento de fracturas óseas, el alivio del dolor y la curación de heridas crónicas pero aplicando electrodos sobre la piel lo que según este estudio no es imprescindible: “Los campos eléctricos pueden usarse sin tener que colocar electrodos en la piel –se explica- lo que hace el tratamiento más cómodo para el paciente y evita los cambios en el pH que ello genera en el área estimulada. Nuestro modelo numérico demuestra que la aplicación sin contacto de un campo eléctrico permite inducir la suficiente energía en la membrana celular y el citoplasma como para manipular la expresión de proteínas y activar vías intracelulares”.

Los campos eléctricos, en suma, inciden en el potencial de membrana permitiendo abrir los canales iónicos y mejorar la conductividad del citoplasma.