El zumo de mandarinas previene diversas patologías, entre ellas el cáncer de hígado

 

Un equipo del Instituto Nacional de Ciencia del Árbol Frutal de Japón dirigido por Minoru Sugiura, tras hacer un seguimiento de la salud de 1.073 personas que ingerían de forma habitual mandarinas, ha hallado en su sangre determinados marcadores químicos que se asocian con una reducción del riesgo de muy diversas dolencias, entre ellas la arterioesclerosis y los problemas de hígado. Un resultado que ha complementado otro grupo de investigadores de la Universidad Prefectural de Kioto coordinado por el doctor Hoyoku Nishino según el cual tomar a diario zumo de mandarinas disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de hígado en pacientes con hepatitis vírica crónica. Después de un año ninguno de los pacientes con esa patología a los que se dio el zumo diariamente había desarrollado cáncer; en cambio, entre quienes no lo tomaron el 8,5% desarrolló tumores. Ambos trabajos se presentaron en la reunión anual de la Sociedad Americana de Química que acaba de celebrarse en San Francisco.