EMPRESARIOS NORTEAMERICANOS PERMITEN A SUS EMPLEADOS DORMIR LA SIESTA EN EL TRABAJO

 

Cada vez más empresas norteamericanas dejan que sus empleados echen una cabezadita en la oficina convencidas de que su productividad mejora después de echarse una siesta.
Según la Fundación Nacional del Sueño, con sede en Washington, los empresarios norteamericanos han decidido unirse al “enemigo” en lugar de combatirlo. Viendo que sus trabajadores se dormían incluso en el baño o en el escritorio, habilitaron espacios para el  descanso. Es el caso de los 150 empleados de la empresa de arquitectura y diseño Gould Evans Goodman Asociados, en Kansas, quienes pueden echar un sueñecito en una zona preparada con colchones, almohadas, mantas y despertadores. Los empleados, que trabajan hasta horas intempestivas, pueden así descansar tras la comida o si se sienten mal.
La semana laboral es hoy siete horas más larga que hace unos años y la mayoría de los norteamericanos necesitaría dormir más. De hecho, según la Fundación Nacional del Sueño el 56% de los empleados se adormecen durante las horas de trabajo y el 20% de los que trabajan de noche se quedan dormidos. La Fundación asegura que cada vez más empresarios permiten que sus empleados descansen en el trabajo convencidos de que la siesta mejora la memoria, la creatividad, la comunicación y la productividad.