En el 2030 la mayoría de la gente estará enferma

 

En el año 2030 –en apenas dos décadas pues- la mayoría de la gente estará enferma y los niños tan obesos y débiles que muchos morirán antes que sus padres estando los sistemas sanitarios colapsados. Así lo auguran los presidentes de la Federación Internacional de Diabetes, la Unión Internacional Contra la Tuberculosis y la Enfermedad Pulmonar, la Unión para el Control del Cáncer y la Federación Mundial del Corazón tras integrarse en la llamada Alianza de Enfermedades No Transmisibles en un artículo conjunto que acaban de publicar en The Lancet. Siendo según ellos el cáncer, las patologías cardiovasculares, la enfermedad respiratoria crónica y la diabetes las responsables del mayor número de muertes y las principales causas el consumo de tabaco, la mala alimentación, la inactividad física y el abuso de alcohol. "Si la comunidad internacional –aseveran- continúa ignorando esta amenaza que lleva propagándose en silencio demasiado tiempo nos espera un futuro muy negro. Estos trastornos se comportan como asesinos y no conocen fronteras ni economías, aumentan la pobreza y debilitan los sistemas de salud". Para el doctor Richard Horton -editor de The Lancet– las estrategias más económicas y eficaces para prevenir estos trastornos son el control del tabaquismo y la reducción de la sal en las comidas a lo que convendría añadir proporcionar anticoagulantes a las personas con grave riesgo de infarto. Tales serían a su juicio las tres principales acciones que se deberían acometer.
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte debemos decir que llama poderosamente la atención el hecho de que esos “dirigentes” no mencionen como principales causas de ese panorama aterrador y ciertamente posible la brutal contaminación medioambiental que sufrimos que ha envenenado el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que ingerimos –carentes además de nutrientes- a lo que se unen los tóxicos presentes en todo tipo de productos de uso personal y doméstico así como los fármacos con los que nos envenenan alegando falsamente que son útiles para la salud. Y es que sigue habiendo mucha demagogia entre quienes viven de las grandes industrias química y farmacéutica…