En España hay ya ¡cinco millones de diabéticos!

El 13,8% de la población española -unos 5 millones de personas- es diabética. Y en gran parte del mundo desarrollado el porcentaje es similar. De ahí que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la considere ya una pandemia que está provocando enormes gastos a los sistemas sanitarios. Hasta el punto de que "está poniendo pone en riesgo la estabilidad del sistema de salud" según el doctor Ricardo Gómez, coordinador del Grupo de Diabetes y Obesidad de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), para quien el abordaje de la diabetes mellitus hay que hacerlo de forma integral porque se trata de una "enfermedad multiorgánica". Problema que para la doctora Sara Artola, coordinadora de la Red de Grupos de Estudio de la Diabetes en Atención Primaria de la Salud (redGDPS), es difícil afrontar porque a su juicio "no hay forma de prevenir la enfermedad de estos pacientes". Una opinión tan falsa que no merece comentario alguno. Hoy se sabe que las complicaciones derivadas de la diabetes son la principal causa de diálisis, ceguera y amputaciones no traumáticas de las piernas además de aumentar notablemente el riesgo de padecer patologías cardiovasculares. Lo lamentable es que esos expertos afirman que la diabetes se previene dejando el tabaco y el alcohol y siguiendo una dieta equilibrada combinada con ejercicio físico en lugar denunciar la causa real: la criminal costumbre de echar azúcar a la inmensa mayoría de los alimentos preparados y envasados así como a numerosas bebidas, el abuso de los hidratos de carbono refinado y el déficit de vitamina C. Quizás estén demasiado ocupados asegurándose de que sus pacientes se hagan test, tomen fármacos -meramente paliativos- y acudan a sus consultas. Y es que si la diabetes se previniese tomando medidas eficaces y se hiciera desaparecer, ¿de qué iban a vivir?