En lugar de hacerse en veinte minutos las resonancias magnéticas se harán en sólo tres 

Una nueva técnica de resonancia magnética (RM) reduce de 20 a 3 minutos el tiempo que se tarda en obtener una imagen del cerebro. Sin pérdida de precisión y con mayor comodidad para el paciente. Así se asegura en un informe presentado por científicos de la Universidad de Cambridge en la 89ª Asamblea Científica y Reunión Anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica.
El doctor Jonathan Gillard -del Departamento de Radiología de la universidad- explica en su informe: "La imagen del cerebro obtenida a los tres minutos es tan buena como la que obtenemos ahora en 20 minutos. Y mejor en muchos casos porque un paciente que ha sufrido un ataque cerebral se mueve y está incómodo. Y, obviamente, las imágenes de tres minutos son menos susceptibles a los movimientos del paciente".
Para evitar una muerte por infarto cerebral, por ejemplo, hay que comenzar un tratamiento con trombolíticos (medicamentos que disuelven los coágulos de la sangre) por vía intravenosa antes de que transcurran tres horas desde el inicio del ataque. Un catéter dirigido con la ayuda de rayos X ha prolongado ese periodo pues permite suministrar el medicamento directamente en el trombo. Pero a pesar de todo cada minuto es vital. Por eso es esencial que el diagnóstico sea lo más rápido posible. De ahí que a veces se use la tomografía que, si bien es mucho más rápida que la resonancia magnética, tiene el inconveniente de que no identifica las partes del cerebro que pueden sufrir daños.
El equipo de Cambridge estudió a 24 pacientes con diagnóstico clínico de probable infarto cerebral arterial agudo y comparó las imágenes obtenidas con la resonancia magnética convencional y las del nuevo método de tres minutos comprobando que ambos métodos ofrecen en general una imagen y diagnóstico de calidad similar. Sin embargo, en algunos casos se observa mucha mayor claridad con el método breve porque no está influido por los movimientos del enfermo. Y el nuevo método identifica además la zona del coágulo para poder aplicar con más precisión los anticoagulantes.
Más información en: www.cam.ac.uk