En tela de juicio medicamentos que en su momento fueron validados por investigaciones 

El diario colombiano El Tiempo publicó el pasado 19 de Enero un artículo -con el mismo título que antecede- que por su interés –y de forma excepcional- reproducimos íntegro por entender que es ilustrativo y de interés para nuestros lectores. Su texto es el siguiente:
“En la actualidad millones de consumidores en todo el mundo ya no saben a qué atenerse realmente cuando empiezan un tratamiento. Eso, a diferencia de lo que ocurría décadas atrás cuando nadie se atrevía a cuestionar los beneficios que los medicamentos han traído a la salud pública mundial. Esta semana el debate sobre la verdadera eficacia de algunos de los fármacos más formulados para disminuir las placas de colesterol llegó incluso a poner en duda conceptos incuestionables en torno a este tema. Sin embargo, la polémica que envolvió a los laboratorios que comercializan la mezcla de ezetimibe y simvastatina bajo marcas como Vytorin y Zintrepid palidece junto al escándalo surgido hace unos meses en torno a los jarabes para la tos y la gripa que decenas de miles de papás en todo el mundo les suministraban a sus hijos.
Cada vez son más los sectores que, soportados en estudios y análisis, ponen en duda los beneficios de algunos medicamentos, entre ellos los antidepresivos, los suplementos vitamínicos y las hormonas que se administran para aliviar los síntomas de la menopausia. Los cuestionamientos han puesto también en tela de juicio a las farmacéuticas y a los órganos regulatorios mundiales de referencia como la FDA de Estados Unidos y la EMEA, su homólogo europeo, encargados de autorizar la comercialización de nuevos fármacos.
Los laboratorios se defienden argumentando que la suya es una industria ética: "Además, cada medicamento está respaldado por años de investigación seria; los cambios de concepto son fruto, justamente, de llevar a la práctica los conocimientos científicos", dijo Francisco de Paula Gómez, presidente de Afidro (entidad que en Colombia agremia a las multinacionales farmacéuticas).
Estos son algunos de los episodios más recientes y polémicos.

Dudas con antidepresivos

El debate sobre la forma como las casas farmacéuticas divulgan los datos de prueba de sus medicamentos se acrecentó luego de que el New England Journal of Medicine publicó hace unos días un estudio según el cual los fabricantes de algunos de los antidepresivos más usados ocultaban los resultados negativos que obtenían en pruebas clínicas. Según el informe los productores de fármacos como fluoxetina (Prozac), sertralina (Zolof) y paroxetina (Paxil) no dieron a conocer estudios en los cuales la eficacia de estos medicamentos era ligeramente superior a la de los placebos.

El derrumbe del superanalgésico

Cuando Vioxx empezó a comercializarse a fines de los años 90 venía precedido de una fuerte estrategia publicitaria de su productor, Merck Sharp & Dohme (MSD), que logró posicionarlo como uno de los antiinflamatorios no esteroideos (Aine) de mayor formulación en el planeta para los pacientes con artritis reumatoidea y dolor. El 30 de septiembre del 2004 MSD decidió retirarlo del mercado cuando estudios demostraron que su uso continuado (superior a 18 meses) elevaba el riesgo de infartos y derrames cerebrales. 84 millones de personas lo consumieron.

Los riesgos del calcio

Durante años los suplementos de calcio han sido recomendados a las mujeres que entran en la menopausia para contrarrestar la pérdida de masa ósea y reducir el riesgo de fracturas. Sin embargo, un reciente estudio de la Universidad de Auckland (Nueva Zelandia) que analizó 1.417 casos de mujeres posmenopáusicas sanas durante cinco años concluyó que los ataques cardiacos, las apoplejías y las muertes súbitas fueron más frecuentes entre aquéllas que tomaron suplementos de calcio. Los científicos, cuyos resultados fueron publicados en el British Medical Journal, creen que esto se debe a que se deposita en las arterias, aumenta la tensión arterial y acelera el funcionamiento cardiaco.

Antigripales, lejos de los niños

Hace unas semanas la FDA prohibió en Estados Unidos la venta de todos los medicamentos antigripales y fármacos para la tos en niños de 2 años por considerar que su consumo representa graves riesgos, entre ellos los de sedación, complicaciones cardiovasculares, convulsiones y muerte.  De igual forma se restringió su uso para menores de 12 años al estricto control y prescripción médica.

Hormonas que causarían cáncer

Dos estudios publicados en abril del 2007 cuestionaron los tratamientos para reemplazar las hormonas que se dejan de producir en la menopausia. El primero, publicado por The Lancet, analizó datos de 948.576 mujeres posmenopáusicas en Gran Bretaña. Concluyeron que las que se sometieron al tratamiento sufrieron un incremento del 20% en el riesgo de desarrollar cáncer en los ovarios.

El segundo, divulgado en New England Journal of Medicine, confirmó que entre el 2001 y el 2004 las tasas de cáncer de mama en ese país cayeron un 9%. Según los expertos la disminución se debió a que las mujeres dejaron de consumir hormonas.

Las vitaminas no son inocuas

Una revisión de datos de 68 estudios hecha por el Centro de Investigación sobre la Intervención Clínica de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) que incluyó ensayos con 232.600 participantes concluyó que algunos complementos antioxidantes que se indican para tratar enfermedades podrían en realidad aumentar el riesgo de muerte. De acuerdo con el análisis -publicado en el Journal of the American Medical Association– el consumo excesivo de antioxidantes no solo no es beneficioso sino que algunos de ellos (el betacaroteno y las vitaminas A y E) elevarían levemente el riesgo de muerte”.

Hasta aquí la noticia del diario El Tiempo que transcribimos sin comentario alguno. Como el lector puede comprobar empezamos a no estar solos a la hora de explicar la verdad. En cualquier caso debemos indicar en relación al último párrafo de ese artículo que lo que puede provocar problemas es una ingesta de vitamina A pero no de betacaroteno. Y que no hay prueba alguna de que el exceso de vitamina E cause problemas a la salud. El estudio mencionado en ese caso carecía de rigor como en su día nosotros denunciamos (lea al respecto en nuestra web –www.dsalud.com– lo dicho en la sección de Noticias del número 93) .