¿Es o no peligroso comer salmón de piscifactoría?

 

La publicación en la revista Science del mayor estudio realizado hasta la fecha sobre la presencia de toxinas cancerígenas en salmones de piscifactoría -se analizaron dos toneladas de salmones, 594 adquiridos en mercados británicos y 144 en ciudades europeas y nortamericanas- ha provocado una dura polémica en todo el mundo. Polémica en la que el principal argumento de defensa utilizado –es el caso de nuestra Ministra de Sanidad, Ana Pastor– es que no hay datos suficientes como para afirmar eso y que los salmones contienen también elementos beneficios para la salud. Como si el hecho de que tengan ácidos grasos omega 3 y 6 pudiera justificar una posible acción cancerígena de esos pescados.
En el estudio publicado en Science se recomienda concretamente no consumir más de 50 gramos al mes de salmón procedente de las piscifactorías escocesas o de las islas Feroe. Y no más de 250 gramos de los salmones de piscifactoría adquiridos en los mercados de otras ciudades europeas como París o Londres.