¿Es útil en artrosis el condroitín sulfato?

El condroitín sulfato detiene la degeneración artrósica de la rodilla si se ingiere entre seis y doce meses según un grupo de investigadores canadienses dirigido por Jean-Pierre Pelletier, director de la Unidad de Investigación en Artrosis de la Universidad de Montreal(Canadá) cuyo trabajo acaba de publicarse en Annals of the Rheumatic Diseases. Según aseguran los pacientes presentaron una reducción significativa de la pérdida de volumen del cartílago articular y una reducción significativa de las lesiones del hueso subcondral al cabo de ese tiempo.
El condroitín sulfato -o sulfato de condroitina- es un importante componente de los tejidos conectivos del cuerpo, cartílagos, ligamentos, tendones, vasos sanguíneos y piel; de hecho es la sustancia que aporta principalmente al cartílago sus propiedades mecánicas y elásticas además de resistencia. Pues bien, en toda patología degenerativa articular -como la artrosis- se produce un deterioro y/o pérdida del cartílago que en buena medida se debe a la pérdida de los proteoglicanos del cartílago -formados con condroitín sulfato- y a la exposición de su red de colágeno a un mal funcionamiento mecánico.
Y de ahí que para reponerlo se obtenga condroitín sulfato de cartílago bovino, porcino o marino aunque el usado en la mayoría de los estudios se extrae de tráqueas bovinas. Es pues una sustancia natural endógena presente en la matriz extracelular de muchos tejidos y no presenta interacciones con otros medicamentos ya que no es metabolizado por el citocromo P450. De hecho los estudios de toxicidad, mutagenicidad, carcinogénesis y toxicidad sobre la reproducción han dado negativo; parece pues una sustancia inocua. Lo singular es que un amplio metaanálisis publicado en el British Medical Journal en el 2010 concluía que el tratamiento combinado de sulfato de condroitina y glucosamina ni reduce de forma significativa el dolor en las articulaciones ni mejora la patología. ¿Alguien lo entiende?