¿Es una bacteria de la boca causa de alzheimer?

La bacteria Porphyromonas gingivalis, presunta culpable de la periodontitis crónica, se ha encontrado ya en personas con enfermedades sistémicas inflamatorias, infecciones pulmonares, afecciones cardíacas y, ahora, en enfermos de alzheimer. Lo acaba de constatar nuevamente un grupo de investigadores del Departamento de Inmunología Oral y Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Odontología de la Universidad de Louisville (EEUU) coordinado por Jan Potempa. Es más, aseguran que se tienen ya «pruebas sólidas» de que esta bacteria puede ser causa de alzheimer.  Y es que tras infectar con la bacteria a un grupo de ratones colonizaron sus cerebros apareciendo en ellos numerosas proteínas beta-amiloide.

¿La causa? Al parecer la Porphyromonas gingivalis segrega una proteasa bautizada como gingipain, enzima tóxica para las neuronas que degrada las citoquinas. Así que los investigadores decidieron buscar algo que bloquease la producción de esa enzima -y por consiguiente de las beta-amiloides Aβ42- y encontraron un compuesto bautizado como COR388 que según afirman reduce la carga bacteriana protegiendo así las neuronas en el hipocampo.

Hasta aquí la noticia. Nosotros debemos recordar que la Porphyromonas gingivalis no es la única bacteria patógena presente en la periodontitis, la piorrea y otras patologías relacionadas. A mediados de 2016 un equipo del Centro Oncológico Laura e Isaac Perlmutter de la Universidad de Nueva York (EEUU) coordinado por XiaoZhou Fan constató que igualmente se encuentra la Aggregatibacter actinomycetemcomitans y que ambas aumentan el riesgo de padecer cáncer de páncreas; llegando a esa conclusión tras analizar las bacterias bucales de 361 adultos con esa enfermedad que se compararon con las de 371 personas sanas de la misma edad, sexo y etnia. Hasta entonces se postulaba que quienes padecen cáncer de páncreas son más susceptibles a padecer periodontitis y caries pero tras ese trabajo se infirió que serían ambas bacterias las que podrían provocar el cáncer de páncreas. Lo dieron a conocer durante la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (AACR)  celebrada ese año en Nueva Orleáns (EEUU).