Es urgente sustituir los AINES por antiinflamatorios y analgésicos naturales

 

Sustituir los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) por antiinflamatorios y analgésicos naturales evitaría cada año centenares de ingresos en las Urgencias de nuestros hospitales. Así lo aseguraron los organizadores del XXIV Simposium de Biorregulación celebrado recientemente en Madrid en el que participaron más de 160 especialistas en Toxicología, Medicina Interna, Traumatología y Pediatría, entre otras especialidades. Hablamos de los llamados medicamentos biorreguladores que se componen de principios activos de origen vegetal y mineral en microdosis equivalentes a las que se encuentran en los mediadores de las respuestas celulares lo que favorece los mecanismos de recuperación naturales del organismo.
"No suprimen los procesos biológicos sino que los estimulan por lo que carecen de efectos secundarios e interacciones",manifestaría el doctor Jesús Agudo, presidente de la Asociación para el Estudio de la Medicina Biorreguladora (Asembior) y profesor de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid quien agregaría: “La extensión de su uso evitaría muchas gastritis, sangrados intestinales y otros efectos indeseados de los antiinflamatorios tradicionales como las complicaciones cardíacas".
Nos congratula que cada vez haya más médicos con sentido común. Especialmente porque los biorreguladores naturales, contra lo que gratuitamente se afirma por los defensores de los iatrogénicos fármacos de síntesis, han demostrado ampliamente su eficacia y seguridad.
Los AINEs, en cambio, presentan numerosos efectos indeseables (lea en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Antiinflamatorios: uno de los negocios más rentables… y vergonzosos publicamos en el nº 80 y los dedicados igualmente a ello en nuestro dossier La verdad sobre los fármacos).